selecciondesermones.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

selecciondesermones.com

 

El pecado, origen y consecuencias

El pecado, origen y consecuencias

BASE ESCRITURAL: Génesis 3:4-6)

Introducción:

Cuando permitimos que el pecado tome fuerza en nuestras vidas, nos lleva a la destrucción y es algo que, sencillamente, no podemos permitir. Dios desea que rompamos definitivamente con aquello que nos destruye. Él sabe que necesitamos de Su poder para ser transformados y desea ayudarnos en el proceso.

1.- El pecado nos separa de Dios (Isaías 59:1, 2).

a.- El alejamiento del Señor es progresivo.

b.- En muchos casos, el pecado dificulta recibir respuesta a nuestras peticiones.

2.- El pecado domina la sociedad y busca condicionarnos (Romanos 5:12).

a.- La sociedad tiene sus propias reglas, no podemos jugar con las del reino de Dios en un mundo plagado de maldad.

b.- Es necesario reconocer que hay pecado en nosotros, para superarlo.

3.- El pecado produce muerte espiritual (Romanos 6:23).

a.- Sentimos que la separación de Dios nos lleva al caos.

b.- Persistir en el pecado, es dejar de lado la oportunidad de ser perdonados.

4.- Dios trae perdón para el pecador. Es necesario aceptarlo. (Juan 3:16).

a.- Jesucristo llevó sobre si mismo el pago de nuestras culpas (Isaías 53:5).

b.- Con la muerte en la Cruz, Jesús nos reconcilió con el Padre (Colosenses 1:19, 20).

Conclusión:

El pecado ha traído muerte espiritual y física al ser humano. Cuando lo reconocemos, hemos dado el primer paso para cambiar. Un segundo paso, es aceptar la obra redentora de nuestro amado Señor Jesucristo en la cruz. El murió para perdonarnos y además, abrirnos las puertas a la vida eterna.


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en estudios-biblicos.comLéanos en devocionales.comLéanos en bosquejosdesermones.comLéanos en miiglesia.com

anuncio-YT