selecciondesermones.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

selecciondesermones.com

 

Cómo podemos crecer en la fe

Cómo podemos crecer en la fe

Base Bíblica: 2 Tesalonicenses 1:3

Introducción:

A todos los cristianos debe  acompañados un distintivo: la fe. En cada persona, el grado de fe es diferente. Todo depende de nuestra intimidad y dependencia de Dios. Quien se distancia progresivamente de Él, termina cayendo en las fronteras de la duda y la autosuficiencia; por supuesto, en su vida no ocurrirán hechos sobrenaturales. Los milagros y prodigios se producen entre quienes están íntimamente relacionados con el Señor.

Hombres y mujeres que profesamos seguir los pasos del Señor Jesús debemos orar y mantenernos en contacto con Él. Esa relación permite que crezcamos en la fe.

Llego el momento de evaluar su fe y, si encuentra que ha decaído, volver la mirada al Señor y pedirle crecer cada día en dependencia de su infinito poder. Podemos asegurarle que  comenzará a moverse en la dimensión de los milagros de Dios.

I.- ES NECESARIO EVALUAR CÓMO ANDA NUESTRO NIVEL DE FE

1.- Cuando marchamos tomados de la mano de Dios, nuestra fe va creciendo (2 Tesalonicenses 1:3)

2.- Estamos llamados a mantenernos firmes en la fe (1 Timoteo 6:12)

3.- Como el apóstol Pablo, usted y yo estamos llamados a guardar la fe hasta el último instante de nuestra vida (2 Timoteo 4:6, 7)

4.- Nuestra mayor problema es descarriarnos de la fe por no buscar a dios (Habacuc 2:4)

5.- Si tenemos problemas con la fe, debemos pedirle a Dios que nos aumente la fe tal como lo hicieron los discípulos de Jesús (Juan 17: 5)

II.- DIOS NOS PERMITE CRECER Y DESARROLLAR LA FE

1.- El Señor Jesús enseño que nuestra fe se desarrolla a partir de algo tan pequeño como una semilla de mostaza (Lucas 17:6)

a.- Lo esencial es sembrar una semilla de fe.

b.- Lo esencial es alimentar la semilla de fe.

c.- Con nuestras palabras proclamamos semillas de fe.

2.- la fe, cuando nos afianzamos en ella, no tiene límites porque la fuente del poder es Dios mismo.

3.- Una recomendación práctica y eficaz para crecer en la fe, es leer la Palabra de Dios (Josué 1:8; Mateo 4:4, Santiago 1.8)

4.- Es necesario alimentar la fe y activarla (Cf. Gálatas 6: 7)

a.- Si sembramos semillas de fe, cosecharemos milagros.

b.- Si sembramos semillas de fe, nos movemos en el poder de Dios.

III.- A TRAVÉS DE LA ESCRITURA DESCUBRIMOS LOS NIVELES DE FE

1.- La fe débil de quien no tienen convicciones firmes (Romanos 14:1)

2.- La poca fe de quienes abriendo visto las obras de Dios en sus vidas, aún dudan (Mateo 8:23-26)

3.- La fe que no persevera y renuncia fácilmente (1 Timoteo 1:19)

4.- La fe pasiva, que no actúa (Santiago 2:17-20)

5.- Una fe fortalecida en Dios desencadena un poder ilimitado (Romanos 4:20)

a.- Una fe fortalecida no duda de las promesas de Dios.

b.- Una fe fortalecida crece aun cuando todo esté en contra.

6.- Nuestra fe crece cuando nos sometemos a la autoridad de Dios.

7.- Dios siempre está atento a las oraciones y honra nuestra fe (Isaías 41:10)

Conclusión:

Cuando nos acercamos a Dios y confiamos en Él, nuestra fe crece. Es un principio infalible. No podríamos lograrlo si aún confiamos que nosotros, en nuestras fuerzas y teniendo el control de todas las cosas, podemos superar situaciones difíciles y aún movernos en una dimensión sobrenatural.

Dios escucha nuestras oraciones y honra la fe. El Dios en el que hemos creído es un Dios de poder, que desea a favor de nosotros, atendiendo nuestras necesidades, trayendo sanidad y concediéndonos aquello que le pedimos, conforme a Su voluntad.

¿Está decidido, desde hoy, a crecer en la fe? La decisión es nada más que suya.


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en bosquejosdesermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en estudios-biblicos.comLéanos en miiglesia.com

anuncio-YT