selecciondesermones.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

selecciondesermones.com

 

Asegure la vida eterna

Asegure la vida eterna

Base Bíblica: Lucas 18:18-23

Introducción:

Todo ser humano se ha preguntado en algún momento de su existencia, ¿qué va aocurrir conmigo una vez concluya el ciclo terrenal? ¿Acaso aquí termina todo? ¿Hay vida más allá de la muerte? Sin duda los interrogantes son muchos. ¿Hay acaso esperanza? Sin duda que sí. Está en Jesucristo. Él dijo: “Vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo.” (Lucas 18:22 b). No obstante es importante que tomemos una determinación. Dejar de lado una vida sin propósito y abrirle el corazón al Señor Jesús para que obre con poder.

I.- Una pregunta trascendental: ¿Hay vida después de la muerte? (v. 18).

1.- El hombre de hoy se pregunta si su vida actual es lo único que hay.

2.- El hombre de hoy se pregunta, ¿qué ocurrirá cuando concluya mi ciclo terrenal? (v. 18)

3.- El hombre de hoy se pregunta si tiene sentido esforzarse para edificar una familia y alcanzar solidez económica, para después morir sin esperanza alguna.

4.- El hombre de hoy se pregunta si acaso hay vida eterna y, ¿cómo alcanzarla? (v. 18)

II.- El hombre está llamado a una vida con sólidos principios y valores (vv.20, 21).

1.- Dios estableció unos principios que nos ayudan en el crecimiento personal y espiritual (v. 20).

2.- Dios se agrada de que su pueblo aplique sólidos principios.

3.- El Señor Jesús avaló los sólidos principios contenidos en las Escrituras (v. 20).

4.- Una vida con sólidos principios debe ir acompañada de determinación para avanzar en el crecimiento personal y espiritual (v. 21).

III.- Una vida transformada por Jesucristo implica renuncia y compromiso (vv.22, 23).

1.- El Señor Jesús llamó al hombre a desprenderse de todo apego a la mundanalidad (v. 22 a).

a.- La mundanalidad nos impide el crecimiento personal y espiritual.

b.- La mundanalidad nos estanca como personas, y también espiritualmente.

c.- La mundanalidad ha impedido que millares de personas alcancen la vida eterna.

2.- El Señor Jesús mandó al hombre a pensar en el prójimo (v. 22 b).

3.- A la renuncia de la mundanalidad es necesario sumar el compromiso con el Señor Jesucristo (v. 22 c).

4.- Sólo quienes piensan en una vida plena y de realización, y de eternidad con Dios, toma la decisión radical de seguir a Cristo Jesús (v.23).

Conclusión:

Seguir a Jesucristo es caminar en el sendero que lleva hacia el crecimiento personal y espiritual. Hacerlo sólo es posible cuando hacemos un examen cuidadoso de nuestra existencia, las crisis, la desilusión y las frustraciones que hemos enfrentado. Tenemos enfrente dos alternativas: seguir como hasta ahora, o recibir a Jesucristo como suficiente Salvador, y comenzar el proceso de transformación que tanto anhelamos. Entregar nuestro ser al hijo de Dios nos asegura un presente con realización plena, y la vida eterna.


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en bosquejosdesermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en estudios-biblicos.comLéanos en miiglesia.com